Mi corazón se ha tornado cristal y se ha
roto en mil pedazos que no logro
reconstruir.
Yo vivía frío, contemplando los días
eternos mientras nada parecía suceder ni
avanzar.
Fue Paloma, quien revivió el mundo que
hasta entonces yacía sombrío en mis
pupilas.

Vuélame alto, Paloma, vuélame alto. Que yo pueda admirar tu lienzo, sobre el que poder amar.
No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.